Cómo seguir un pronóstico deportivo sin equivocarse

Posiblemente encontrarás un sinfín de  pronósticos deportivos diferentes en Internet. Algunos son de lo más interesante ya que son calculados por apostantes experimentados de manera desinteresada mientras que otros son sólo ofrecidos a cambio de una eventual recompensa… Ten cuidado con los pronósticos deportivos online y no sigas nunca a pronosticadores a ciegas sin haber investigado ciertos elementos de antemano.

La historia del pronosticador

Todo buen pronosticador debería tener una extensa experiencia y por lo tanto haciendo una pequeña búsqueda en Internet deberías de ser capaz de encontrar opiniones en fórums sobre sus mejores aciertos, o, por lo contrario, sus mayores fallos.
Infórmate también para saber qué disciplinas cubre el pronosticador: ojo con aquellos que pretenden saberlo todo.

Las fuentes del pronosticador

En general, las mejores fuentes son las fuentes locales ya que algunas informaciones son especialmente difíciles de conocer si no se es del país. Es por lo tanto mejor quedarse con las informaciones de un pronosticador por ejemplo francés si usted quiere apostar por un equipo francés. El tipo de información que hay que observar puede variar, pero por lo general los pronósticos se basan en informaciones concretas y verificables: jugadores heridos, suspendidos o que no están demasiado en forma, etc.

La calidad por encima de la cantidad

Un pronóstico de un par de líneas tiene a menudo más valor que un ladrillo de información sin ninguna relevancia. Por ejemplo, si sabe que su equipo preferido pasó la noche anterior a un partido, de fiesta en una discoteca, no será probablemente muy buena señal aunque sí es una información relevante al ser concreta.

El espíritu del jugador

Nunca olvides que estás apostando con tu dinero y que en detrimento de la admiración que puedas tener por tu equipo o jugador preferido, no deberías apostar más del 10% de tu capital en una apuesta. Ningún pronosticador puede pretender adivinar el resultado del partido al 200% por lo que el margen de error siempre estará presente. Por último, aunque te invitamos a tener en cuenta opiniones externas, haz caso también a tu instinto ya que a fin de cuentas eres tu el que valida la apuesta y no podrás responsabilizar a nadie más que a ti mismo si la apuesta resulta perdedora.